Print E-mail

Otro género en el que se destacó Belaval fue el del ensayo, con una obra de menor volumen comparativamente con su producción cuentística y teatral. Los temas que predominantemente aborda en los ensayos están relacionados a su quehacer literario. Inicia esta labor con: “Los problemas de la cultura puertorriqueña” (1935), ensayo que denuncia la crisis por la que atravesaba el Derecho en Puerto Rico y otros males culturales, “El teatro como vehículo de expresión de nuestra cultura” (1940) “La intríngulis puertorriqueña” (1952); “El ser de lo viviente en el raciovitalismo orteguiano: resumen de una lectura desinteresada” (1956); y “Cultura de la esencialidad humana- Literatura espíritu y tiempo” (1959). Estos escritos se publicaron en varias revistas y periódicos del País como: Atenea, la revista de la facultad de las Humanidades del Recinto Universitario de Mayagüez, la Revista del Ateneo Puertorriqueño, Antena, Puerto Rico Ilustrado, Asomante, Indice y El Mundo. Posteriormente, recopiló algunos de estos ensayos en el libro Areyto (1948).

No obstante, fue en su labor como dramaturgo que se destacó principalmente. En este ámbito se desempeñó como autor, actor, director y teórico. Su preocupación ante la falta de un teatro netamente puertorriqueño lo llevó a redactar un manifiesto titulado "Lo que podría ser un teatro puertorriqueño" (1939), en el que propone crear y desarrollar un teatro nacional, en el cual todos los elementos sean autóctonos, desde el tema hasta los intérpretes y realizadores.

Además, como creador de la Sociedad Dramática Areyto, propuso montar obras de autores puertorriqueños contemporáneos, implantar nuevas técnicas de realización y atraer a un público fijo. Entre sus obras dramáticas se encuentran: La romanticona (1926), que escribió junto a Amelia Agostini; La  novela de una vida simple (1935), una comedia en tres actos; Cuando las flores de Pascua son flores de azahar (1939) comedia de un acto; La presa de los vencedores (1939) también comedia de un acto, Hay que decir la verdad (1940), La muerte (1953), La hacienda de los cuatro vientos (1959), La vida (1959), Cielo caído (1961), Circe o el amor (1963), El puerto y el mar (1965) y Agua de la mala suerte, agua de la buena suerte (1967).

Emilio S. Belaval falleció en San Juan en 1972. El teatro de la Universidad Sagrado Corazón lleva su nombre como recuerdo y honra de su importancia teatral y literaria en general.

Carmelina Vizcarrondo

Nació en Fajardo el 9 de enero de 1906. Se destacó como escritora y poetisa. Tomó parte en distintas organizaciones culturales como la Sociedad de Autores Puertorriqueños y el Ateneo Puertorriqueño. Colaboró como redactora en la revista ínsula, la cual promovía el movimiento poético posmodernista denominado “Integralismo” del cual ella formó parte. Entre sus obras encontramos Pregón en llamas (1935), Poemas para mi niño (1954), Minutero en sombras (1941). Muere en octubre de 1983. No fue hasta luego de su muerte que sale su poemario Campanerito azul.



 

Buy Super Kamagra here

El Tiempo (weather)

30°
-1°
°F | °C
Mostly Cloudy
Humidity: 96%
4 mph
Mon
Cloudy
29 | 35
-1 | 1
Tue
Mostly Cloudy
25 | 31
-3 | 0

Búscanos en Facebook

Encuesta Caridura

¿Que lugar o actividad disfrutaste más este Verano en Fajardo?
 

Visitantes Online

We have 89 guests online